Si tienes piel grasa, sabes que mantenerla equilibrada puede ser un desafío. El cuidado de este tipo de piel no solo debe enfocarse en eliminar el brillo producido por el exceso de sebo, sino también en mantener un nivel adecuado de hidratación. Una correcta aplicación de productos y su uso constante es clave para lograr un equilibrio saludable de nuestras glándulas sebáceas, aquí te dejo todo lo que necesitas saber. 

¿Qué se necesita para una rutina de Skincare piel grasa?

Para cuidar la piel grasa y mantenerla equilibrada, es importante seguir una rutina específica que controle la producción de sebo y evite los brotes. Recuerda que lo más importante es utilizar productos que estén diseñados para aportar hidratación y que sus componentes te ayuden a calmar la sensibilidad de la piel, con efecto antibacteriano y libres de aceites.  Aquí te presento los pasos clave para una rutina de skincare efectiva para pieles grasas:  

Paso 1:  Limpieza 

  • Utiliza un limpiador facial para pieles grasas, que elimine el exceso de sebo sin resecar la piel. Es muy importante que realices este paso todos los días para mantenerla limpia de impurezas y minimizar la creación  de nuevos puntos negros.

 

Paso 2: Tónico hidratante

  • Aplica un tónico que te ayude a suavizar y controlar el exceso de grasa. El tónico hidratante de DIVVA te ayuda a calmar la sensibilidad generada gracias a su extracto de rosas, y con su uso constante a equilibrar y mejorar la luminosidad de la piel. 

 

Paso 3: Hidratación 

  • Opta por una crema hidratante ligera que sea libre de aceites, para proporcionar la hidratación necesaria sin añadir grasa a tu piel. El Aquagel es una excelente opción, ya que ofrece múltiples beneficios, tales como la regeneración de la piel y la protección contra bacterias, gracias a sus componentes clave:

Nuestros productos con los mejores ingredientes:

Aloe Vera: Este ingrediente es conocido por sus propiedades calmantes y curativas. El aloe vera ayuda a reducir la inflamación y el enrojecimiento, acelera la regeneración de la piel y proporciona una hidratación profunda sin dejar una sensación grasosa.

Betaína: La betaína es un agente humectante natural que ayuda a la piel a retener la humedad, manteniéndola hidratada y suave. Además, mejora la barrera protectora de la piel, previniendo la pérdida de agua y protegiéndola de los irritantes ambientales.

Paso 4:  Protección Solar

  • Usa un protector solar de amplio espectro con acabado mate para proteger tu piel de los rayos UV sin incrementar la oleosidad. Recuerda que la exposición al sol sin protección puede causar manchas y aumentar la sensibilidad de la piel. 

Paso 5:  Mascarillas 

  • Utiliza mascarillas una vez por semana y regálate un pequeño espacio de relajación. Trata de buscar productos que no sean muy agresivos con tu piel y que estén diseñados para brindarte hidratación. 

¿Cómo cuidar la piel grasa de la cara?

Ten en cuenta que lo más importante es utilizar productos diseñados específicamente para pieles grasas y libres de ingredientes que puedan causar sensibilidad o brotes de acné. Esto incluye limpiadores suaves, tónicos astringentes y humectantes ligeros que no obstruyan los poros. Es fundamental leer las etiquetas y optar por productos no comedogénicos y sin aceites.

Además, la constancia en tu rutina de skincare es clave para ver resultados. Sigue los pasos adecuados cada día: limpiar, tonificar, tratar con sueros específicos y humectar. No olvides incluir protección solar diaria, ya que el sol puede agravar los problemas de piel grasa y causar manchas.

Es importante prestar atención a cualquier cambio notable en tu piel. Si observas un aumento de brotes, irritación, sensibilidad o cualquier alteración inesperada, consulta a un dermatólogo de manera inmediata. Un profesional de la dermatología puede proporcionarte un diagnóstico adecuado y recomendaciones personalizadas para el cuidado de tu piel. Recuerda que la intervención temprana puede prevenir problemas más graves y mantener tu piel en su mejor estado.